Anímate con tu negocio !

Tanto si piensas en montar tu negocio, como si ya lo tienes, puede que una de tus mayores barreras o miedos es que no te de el suficiente dinero. Uno de las mayores preocupaciones de los emprendedores y empresarios, es tener suficientes ingresos o que no se les vayan en cuanto los reciben.

Si hacemos caso de la situación actual de nuestro país, si escuchamos a la gente hablarnos de lo mal que van las cosas y si nos permitimos dejarnos llevar por esas dudas internas que a todos de vez en cuando nos asaltan, está claro que así nuestros ingresos no serán los suficientes.

Posiblemente estarás pensando que la realidad es que ahora no se puede conseguir una estabilidad económica, no se puede tener prosperidad y menos libertad financiera porque hoy por hoy “la vida está muy mal”. Si piensas así te equivocas.

¿Porqué tienes el miedo de no tener suficiente vez tras vez? Porque no te crees suficiente y crees no ser de alguna forma, merecedora de ello.

¿Porqué te equivocas? Porque la libertad financiera está hecha para quien decida reclamarla sin excusas, sin distinción ni dudas, buscando cómo hacerlo de las formas que sean necesarias.

Una veces tendrás más, otras algo menos, sin embargo si identificas cómo ha sido tu vida con el dinero verás que seguramente te quema en las manos, el día que entra dinero, sale rápido por alguna razón, pagar alguna avería, te compras algún capricho, un pago inexperado, etc. Cualquier cosa que te haga volver a sentir que no eres suficiente para tener tranquilidad con el dinero.

Te voy a dar 2 sencillas claves para evitarlo:

 

Cambia tu enfoque, tus creencias.

Esta es la clave más importante para que puedas empezar a ver cambios en tu economía. Si de verdad no quieres seguir donde estás, tienes que enfocarte y creer algo distinto a como lo haces ahora.

Tu diálogo interno de “nunca tengo dinero” “no puedo llegar a tener lo que los demás” “no voy a conseguirlo” y todas esas más que te dices, son precisamente las que te crean la barrera y te bloquean, no te ayudan, te destruyen.

Cámbialas por “puedo tener el dinero que quiero” “yo también tendré lo que tal persona” “puedo lograrlo”, y mientras repites eso una y otra vez, actúa acorde a ello.

Hasta que no cambies tu enfoque, tu negocio seguirá estancado.

 

Traza un plan de choque.

Para ir modificando tus creencias, piensa qué puedes hacer para eliminar lo que te paraliza y sustituirlo por los nuevos pensamientos y acciones que te mueven a la prosperidad.

Reúnete con gente que está en un nivel alto de ingresos, asiste a charlas, cursos, talleres, y en vez de decirte “no puedo permitírmelo” di en voz alta una y otra vez “¿cómo puedo hacerlo?

Cuando tu voz interna te diga “no puedo tener el dinero que quiero” “no puedo conseguir que mis clientes compren” tu dile a ella, ¿porqué crees eso? ¡ yo SÉ que SI!!

http://elvalledelcoaching.com/37-miedo-porque-tu-negocio-no-te-de-dinero-claves-para-evitarlo/

Anuncios

Las quejas y el resentimiento

LAS QUEJAS Y EL RESENTIMIENTO
por 
Eckhart Tolle

 

“Renegar es una de las estrategias predilectas del ego para fortalecerse. Cada queja es una historia inventada por la mente y la creemos ciegamente. No importa si manifestamos nuestras quejas o si las pensamos en silencio. Algunos egos sobreviven fácilmente a base de lamentos únicamente, quizás porque no tienen mucho más con lo cual identificarse. Cuando somos presa de esa clase de ego, nos lamentamos habitualmente, en particular de los demás. Sin embargo, es algo que hacemos inconscientemente, lo cual significa que no sabemos lo que hacemos.

Aplicar rótulos mentales negativos a los demás, ya sea en su cara o cuando se habla de ellos, suele ser uno de los componentes de este patrón. Utilizar adjetivos ultrajantes es la forma más cruda de esos rótulos y de la necesidad del ego de tener la razón y triunfar sobre los demás: “idiota, perra, imbécil”, son pronunciamientos definitivos contra los cuales no hay argumento posible. En el siguiente nivel más bajo en la escala de la inconciencia están los gritos y las injurias, y bastante cerca, está la violencia física.

El resentimiento es la emoción que acompaña a las lamentaciones y a los rótulos mentales, refuerza todavía más al ego. El resentimiento equivale a sentir amargura, indignación, agravio u ofensa. Resentimos la codicia de la gente, su deshonestidad, su falta de integridad, lo que hace, lo que hizo en el pasado, lo que dijo, lo que no hizo , lo que debió o no hacer. Al ego le encanta. En lugar de pasar por alto la inconciencia de los demás, la incorporamos en su identidad. ¿Quién lo hace? Nuestra inconciencia, nuestro ego.

A veces, la “falta” que percibimos en otra persona ni siquiera existe. Es una interpretación equivocada, una proyección de una mente condicionada para ver enemigos en los demás y elevarse por encima de ellos. En otras ocasiones, la falta puede existir pero la amplificamos al fijarnos en ella, a veces hasta el punto de excluir todo lo demás. Y fortalecemos en nosotros aquello contra lo cual reaccionamos en otra persona.
No reaccionar al ego de los demás es una de las formas más eficaces no solamente de trascender el ego propio sino también de disolver el ego colectivo de los seres humanos. Pero solamente podemos estar en un estado donde no hay reacción si podemos reconocer que el comportamiento del otro viene del ego, que es una expresión de la disfunción colectiva de la humanidad. Cuando reconocemos que no es personal, se pierde la compulsión de reaccionar como si lo fuera.

Al no reaccionar frente al ego logramos hacer aflorar la cordura en los demás, es decir, oponer la conciencia incondicionada a la condicionada. En ocasiones quizás sea necesario tomar medidas prácticas para protegernos contra personas profundamente inconcientes. Y podemos hacerlo sin crear enemistad. Sin embargo, la mayor protección es permanecer en la conciencia. Una persona se convierte en enemiga cuando personalizamos la inconciencia de su ego. No reaccionar no es señal de debilidad sino de fuerza. Otra forma de expresar la ausencia de reacción es el perdón. Perdonar es pasar por alto o no reparar. No reparamos en el ego sino que miramos la cordura alojada en la esencia de todos los seres humanos.

Al ego le encanta quejarse y resentirse no solamente con respecto a otras personas, sino también a las situaciones. Lo mismo que se le hace a una persona se le puede hacer a una situación: convertirla en enemiga. La implicación siempre es: esto no debería estar sucediendo; no quiero estar aquí; no quiero tener que hacer esto; es una injusticia conmigo. Por supuesto el peor enemigo del ego es el momento presente, es decir la vida misma.

No se deben confundir las quejas con el hecho de hacer ver a una persona una deficiencia o un error a fin que que pueda corregirlo. Y abstenerse de quejarse no significa tolerar la mala calidad o la mala conducta. No es cuestión del ego decirle a un mesero que la sopa está fría y que debe calentarse, siempre y cuando nos atengamos a los hechos, los cuales siempre son neutros. Renegar es decir “Como se atreve a traerme una sopa fria”. Hay allí un “yo” al cual le encanta sentirse personalmente ofendido por la sopa fría y que va a sacar el mayor provecho de la situación, un “yo” que disfruta cuando encuentra la falta en el otro. Las quejas a las cuales nos referimos están al servicio del ego, no del cambio. Algunas veces es obvio que el ego realmente no desee cambiar a fin de poder continuar quejándose.

Trate de atrapar a la voz de su mente en el momento mismo en que se queja de algo, y reconózcala por lo que es: la voz del ego, nada más que un patrón mental condicionado, un pensamiento. Cada vez que tome nota de esa voz, también se dará cuenta de que Ud. No es la voz, el pensador está en primer plano. Es así como usted Se libera del ego, de la mente no observada. Tan pronto como tome conciencia del ego que mora en usted, deja de ser ego para convertirse en un viejo patrón mental condicionado. El ego implica inconciencia. La conciencia y el ego no pueden coexistir. El viejo patrón o hábito mental puede sobrevivir y reaparecer durante un tiempo porque trae el impulso de miles de años de inconciencia colectiva, pero cada vez que se le reconoce se debilita.”

Eckhart Tolle.

¿ No se quiere curar ?

Foto: POR QUÉ LA GENTE NO SE CURA Un medico intuitivo tuvo una perspectiva única sobre por qué las personas no se curan. Él solía pensar que todo el mundo quería ser sanado. Y llegó a la conclusión de que "La sanación es muy poco atractiva" Los impedimentos para la curación incluyen renunciar a vivir en el pasado, dejar de ser víctima, y el miedo al cambio. Dirigir el pensamiento y la energía hacia el pasado desvía la fuerza vital de las células y los órganos que necesitan esa energía para funcionar y sanar. La curación requiere vivir en el presente, recuperando la energía de los traumas y heridas del pasado. Dice que la única razón para alimentar y mantener vivo el pasado es a causa de la amargura de lo que pasó. Negarse a perdonar un evento o a una persona del pasado produce fugas energéticas del cuerpo. El perdón sana estas filtraciones. El perdón no tiene nada que ver con no responsabilizar a otros por las heridas que causaron. Tiene más que ver con "liberarnos de la percepción de víctima". Cuando podemos ver un acto doloroso como parte del proceso de la vida, como un mensaje o un desafío en lugar de una traición personal, la energía vital fluye de vuelta a los circuitos de energía del cuerpo físico. Las personas no se curan porque no se han liberado de la ilusión de ser víctima. Con demasiada frecuencia, la gente obtiene poder con sus heridas porque han encontrado que suscita el apoyo de otros. Las heridas se convierten en un medio de manipular y controlar a los demás. Generalmente, la recuperación requiere hacer cambios en el estilo de vida, medio ambiente, y relaciones. El cambio puede ser aterrador. Es fácil mantenerse en un compás de espera, alegando que uno no sabe qué hacer, pero rara vez es cierto. Cuando estamos en un compás de espera, es porque sabemos exactamente lo que debemos hacer, pero estamos aterrorizados para actuar en consecuencia... El cambio es alarmante, y la espera da sensación de seguridad, cuando la única manera de adquirir ese sentimiento de seguridad es entrar en el torbellino de los cambios y salir por otro lado, sentirse vivo otra vez. La sanación requiere acción. Comer adecuadamente, hacer ejercicio diario, tomar el medicamento adecuado a través de las hierbas naturales, genera cambios saludables en el físico. Soltar el pasado, dejar puestos de trabajo estresantes o relaciones inadecuadas, son acciones que sostienen la energía del cuerpo. Lo que apoya al uno apoya al otro, porque la energía física y energética están inextricablemente unidas. Incluso el proceso de morir, al que todos nos enfrentamos, puede convertirse en un acto de sanación de viejas heridas que son liberadas resolviendo asuntos pendientes con los seres queridos. En definitiva: EL CAMBIO VIENE DE APRENDER A AMAR TODA SITUACIÓN EN TODO MOMENTO.. APRENDER A FLUIR... SER AMOR EN ACCIÓN. Maria de los Ángeles Rodeiro

Un medico intuitivo tuvo una perspectiva única sobre por qué las personas no se curan. Él solía pensar que todo el mundo quería ser sanado. Y llegó a la conclusión de que “La sanación es muy poco atractiva”

Los impedimentos para la curación incluyen renunciar a vivir en el pasado, dejar de ser víctima, y el miedo al cambio. Dirigir el pensamiento y la energía hacia el pasado desvía la fuerza vital de las células y los órganos que necesitan esa energía para funcionar y sanar.

La curación requiere vivir en el presente, recuperando la energía de los traumas y heridas del pasado. Dice que la única razón para alimentar y mantener vivo el pasado es a causa de la amargura de lo que pasó.

Negarse a perdonar un evento o a una persona del pasado produce fugas energéticas del cuerpo. El perdón sana estas filtraciones. El perdón no tiene nada que ver con no responsabilizar a otros por las heridas que causaron.

Tiene más que ver con “liberarnos de la percepción de víctima”.

Cuando podemos ver un acto doloroso como parte del proceso de la vida, como un mensaje o un desafío en lugar de una traición personal, la energía vital fluye de vuelta a los circuitos de energía del cuerpo físico.

Las personas no se curan porque no se han liberado de la ilusión de ser víctima. Con demasiada frecuencia, la gente obtiene poder con sus heridas porque han encontrado que suscita el apoyo de otros.

Las heridas se convierten en un medio de manipular y controlar a los demás.

Generalmente, la recuperación requiere hacer cambios en el estilo de vida, medio ambiente, y relaciones. El cambio puede ser aterrador.

Es fácil mantenerse en un compás de espera, alegando que uno no sabe qué hacer, pero rara vez es cierto. Cuando estamos en un compás de espera, es porque sabemos exactamente lo que debemos hacer, pero estamos aterrorizados para actuar en consecuencia…

El cambio es alarmante, y la espera da sensación de seguridad, cuando la única manera de adquirir ese sentimiento de seguridad es entrar en el torbellino de los cambios y salir por otro lado, sentirse vivo otra vez.

La sanación requiere acción.

Comer adecuadamente, hacer ejercicio diario, tomar el medicamento adecuado a través de las hierbas naturales, genera cambios saludables en el físico.

Soltar el pasado, dejar puestos de trabajo estresantes o relaciones inadecuadas, son acciones que sostienen la energía del cuerpo.

Lo que apoya al uno apoya al otro, porque la energía física y energética están inextricablemente unidas.

Incluso el proceso de morir, al que todos nos enfrentamos, puede convertirse en un acto de sanación de viejas heridas que son liberadas resolviendo asuntos pendientes con los seres queridos.

En definitiva: 
  
EL CAMBIO VIENE DE APRENDER
A AMAR TODA SITUACIÓN EN TODO MOMENTO..
APRENDER A FLUIR…

SER AMOR EN ACCIÓN.

Es este ¿El Momento Perfecto?

¿Qué tal si estás exactamente donde debes estar en este momento, teniendo exactamente la experiencia que necesitas tener para tu despertar? 

¿Qué te parecería si estás enfrentando los retos exactos que necesitas enfrentar, si estás sintiendo el dolor, la confusión, o la incertidumbre que justamente necesitas sentir? ¿Qué pasaría si tus preguntas estuvieran perfectamente situadas y tus miedos fueran los más apropiados para este momento? ¿Qué pasaría si incluso tu aburrimiento estuviera orquestado a la perfección? Sí, mañana todo podría ser diferente. Sí, en un futuro cercano podrías estar en algún otro lado. Sí, podría darse un cambio a través del tiempo, y esto no es ninguna receta para la pasividad. Pero, ahora mismo, ¿puedes sentir lo correcto que es este momento? ¿La perfección en el aparentemente imperfecto sitio en el que te encuentras ahora? ¿Puedes identificar la inteligencia con la que han surgido las circunstancias y la forma en como han accionado tus botones, para que reacciones y sufras en una forma que te ha obligado a notar aquello que sí es real? 

¿Puedes ver cómo incluso tu duda, tu incredulidad, tu desilusión, incluso la resistencia que sientes, podría ser, de hecho, la más perfecta experiencia para ti en este momento? ¿Cómo es que no se trata de ningún error el hecho de que te encuentres leyendo estas palabras, y que estés o no de acuerdo con ellas, tomándolas en cuenta o rechazándolas? 

¿Será posible que la vida nunca se equivoca, que incluso la aparición de ‘la vida se equivoca’ es completamente vida, que hasta en nuestra aparente destrucción jamás somos algo menos que la totalidad? 

¿Es este el momento perfecto? 

Jeff FosterImagen

Consejos que mejoran tu vida

La mayoría de gente que conozco diría que su vida ha llegado al punto en el que está por un conjunto de circunstancias. Pocos, poquísimos, dicen que decidieron la trayectoria. ¡Es normal! Por eso en el artículo de hoy te voy a invitar a hacer una reflexión sobre dónde quieres llevar tu vida, tu negocio y tu proyecto de aquí a unos años. Porque si no sabemos cuál es la definición de éxito será muy difícil que acertemos con las decisiones que tomamos por el camino.

Aun así, a menudo la pregunta que me hacen es:

¿Cómo podemos visualizar nuestro futuro, cuando todo parece tan incierto?

Mi respuesta es ésta:

“No pienses en qué quieres tener o dónde quieres estar
en el futuro – sino piensa en quién quieres ser.”

llave del exito

Quién vas a ser en el futuro depende de qué haces HOY.
Y aquí tienes 18 cosas que puedes hacer HOY que tu yo del futuro te agradecerá.
Coge esta lista y pasa a la acción, y verás cómo los planetas empiezan a alinearse para ti.

¡A por todas!

1. Comprométete a invertir en ti mismo.

Te mereces conseguir lo que quieres, pero la realidad es que otros no invertirán en ti si piensan o ven que tú no inviertes en ti mismo. Nunca pienses que eres demasiado mayor como para aprender cosas nuevas, hacer cambios, o tomar decisiones.

2. Decide quién eres en base a tus valores, no en base a tu carrera profesional. 

No es curioso que nos describamos a nosotros mismos como: Yo soy médico, yo soy asesor,yo soy carpintero. ¡Eso es lo que haces, no lo que eres! Piensa esto: Los estudios demuestran que las personas que tienen creencias y valores fuertes son más felices, y llevan su vida en una dirección que les satisface.

3. Decide ser esa persona cada día.

Sé la mejor persona que puedes, según tus propios valores. Si pinchas en alguno, entiende que es un área en la que tienes que aprender

4. Decide quién quieres ser en el futuro.

visionSI hay algo en tu vida que no te satisface, piensa en cambiar. Muchos de nosotros podemos sentir que tenemos que seguir una línea que decidimos hace tiempo. Ya hemos invertido tanto en ella, ¿no sería una locura empezar de cero otra vez? Bueno, también es una locura seguir día tras día con esa sensación de insatisfacción. Haz el cambio.

5. Escribe tu definición del éxito.

Olvídate de los clichés que dicen que el éxito es ser dueño de un yate y vestir ropa de marca. El éxito debe ser definido por tus propias ideas. Escribe tu propia definición, algo que resuene contigo y te estimule.

6. Toma decisiones conscientes de cómo quieres que te afecten las circunstancias. 

La clave está siempre en ser CONSCIENTE. Recuerda que nadie puede hacerte sentir bien o mal si tu no le dejas.

7. Mira hacia el futuro, no intentes cambiar el pasado.

35509_10151327171192911_2119458859_nNo cometas el error de conducir tu vida mirando en el espejo retrovisor, pendiente de lo que queda atrás.

8. ¡Nunca dejes de aprender! 

No hablo de memorizar una lista de fechas históricas para vomitarlo en un examen. Hablo de aprender la información y habilidades que te ayuden a obtener lo que quieres HOY. Escribe en qué áreas del conocimiento quieres crecer.

9. No pospongas los cambios.

Entiende que cambiar es duro y da miedo, pero no dudes que es positivo.

10. Libérate del desorden en tu vida.

Hablo de los proyectos inacabados, las comunicaciones que quedaron a medias, las lamentaciones del pasado. Paga facturas pendientes, llama a tu madre, limpia tus armarios.

11.No hagas algo que tu intuición rechace.

Hay veces que buscamos soluciones de compromiso, y cedemos algunas cosas. Pero otras veces nos doblegamos ante la presión y hacemos cosas que van en contra de nuestros valores. No compensa, y tiene un precio alto.

12. Crea buenos hábitos.

Son las cosas que hacemos de forma repetida las que nos traen mejores resultados.

13. Focaliza lo importante y deja pasar oportunidades que no te interesan. 

No todas las ideas que tienes tú o tienen otros para ti te convienen. Valora las oportunidades antes de decidir impulsivamente cambiar tu rumbo.

14. Aprende a conectar con otras personas.382176_465488246856383_656421631_n

Busca siempre los puntos en común, SIEMPRE hay algo.

15. Mejora tus habilidades de comunicación.

El 85% de las dificultades que sientes son por malos entendidos y mala comunicación.

16. No aceptes tener una mentalidad de escasez.

Nunca dejes que otros te convenzan que para tener una cosa tienes que renunciar a otra. Es mentira. Puedes comerte el pastel y guardarlo para luego… solo tienes que hacer uno nuevo. Hay multitud de oportunidades para aquellos que las buscan. La falta de dinero o de tiempo NUNCA debería ser tu excusa.

17. Busca oportunidades para ayudar a otros cada día.

Este es el gran secreto del universo: es cuando contribuimos que realmente nos sentimos completos.

18. Deja que otros te ayuden a ti.

Suficiente soledad hay hoy en el primer mundo como para que rechacemos las manos que otros nos extienden.

 

ISABEL ANTHONY TORRES.