Curioso y existe MIEDO A ENAMORARSE !!!

Una de las fobias más curiosas es la fobia a estar enamorado.. Este trastorno de ansiedad puede tener un efecto en la vida social y emocional de persona que lo sufre. En casos graves, el filofóbico puede no solamente evitar amores potenciales, sino que puede dejar de relacionarse con compañeros de trabajo, vecinos, amigos y familiares.

El acto de enamorarse puede ser una de las experiencias más increíbles que podemos sentir los seres humanos, pero para un filofóbico, puede convertirse en una situación que le produce una terrible sensación de malestar y niveles altos de estrés emocional y físico. La Filofobia puede ser altamente incapacitante.

Algunos síntomas frecuentes de la Filofobia:
Viven relaciones sin compromiso, hablan poco de sí mismas, evitan mostrarse como son, ponen una “barrera infranqueable” para no sentirse vulnerables, tienden a establecer relaciones simultáneas por el mismo miedo que tienen a ser abandonadas y sus relaciones son una montaña rusa de emociones con subidas y bajadas constantes.
A nivel físico, presentan síntomas cuando están en presencia de la persona del sexo opuesto de quién sienten atracción física y emocional. Algunos de estos síntomas serían: ataques de pánico clásicos, desórdenes gastrointestinales, latidos irregulares del corazón, sudores, falta de aire y un deseo de dejar la situación.

En psicología y psiquiatría existen diferentes opiniones respecto a este trastorno. Pero parece ser que lo que desencadena la Filofobia es un sentimiento intenso de un fracaso en una relación pasada que no se ha superado. Esta escuela de pensamiento sostiene que el paciente que sufre de Filofobia tiene heridas de un divorcio o un proceso de desamor doloroso que hace que evite cualquier situación potencial de ser lastimado de nuevo por un enamorado. Otros profesionales piensan que la Filofobia nace de un miedo intenso a ser rechazados.

Anuncios

1.000 palabras que cambiarían el mundo

Las siguientes 1,000 palabras, si las abrazamos y actuamos de acuerdo a ellas, cambiarían todo en la Tierra para mejor:

Piensas que estás siendo aterrorizado por otras personas, pero en realidad estás siendo aterrorizado por tus propias creencias. Tu experiencia de ti y tu mundo cambiará dramáticamente si adoptas los Cinco Pasos para la Paz:

Permítete reconocer que algunas de tus viejas creencias sobre Dios y sobre la Vida ya no están funcionando.

Explora la posibilidad de que hay algo que no entiendes sobre Dios y sobre la Vida. Un entendimiento que podría cambiarlo todo.

Anuncia que estás dispuesto a que un nuevo entendimiento sobre Dios y la Vida sea mostrado ahora, un entendimiento que podría producir una nueva forma de vivir en el planeta.

Con valor examina estos nuevos entendimientos y, si se alinean con tu verdad y saber interior personal, amplía tu sistema de creencias para incluirlos.

Expresa tu vida como una demostración de tus más altas creencias, en lugar de cómo una negación de ellas.

AQUÍ HAY ALGUNOS NUEVOS ENTENDIMIENTOS QUE PODRÍAMOS DESEAR EXAMINAR:

Todos somos Uno. Todas las cosas son Una Cosa. Sólo hay Una Cosa y todas las cosas son parte de esa Única Cosa Que Hay. Esto significa que eres Divino. No eres tu cuerpo, no eres tu mente y no eres tu alma. Eres la combinación única de las tres, las cuales comprenden la Totalidad De Ti. Eres una individuación de la Divinidad; una expresión de Dios en la Tierra.

Hay suficiente. No es necesario competir, mucho menos pelear, por recursos. Todo lo que tienen que hacer es compartir.

No hay nada que tengan que hacer. Van a hacer mucho, pero nada les es requerido hacer. Dios no quiere nada, no necesita nada, no demanda nada, no ordena nada.

Dios habla con todos, todo el tiempo. La pregunta no es ¿A quién habla Dios? La pregunta es: ¿Quién escucha?

Hay Tres Principios Básicos de la Vida: Funcionalidad, Adaptabilidad y Sustentabilidad. Estudien las relaciones entre ellos y habrán aprendido el secreto del cosmos y la vida eternal.

No existe tal cosa como Lo Bueno y Lo Malo, solo existe Lo Que Funciona y Lo Que No Funciona, según lo que intentas hacer.

En un sentido espiritual, no hay víctimas y no hay villanos en el mundo, aunque en sentido humano parece que indudablemente los hay. Sin embargo, como eres Divino, nada puede suceder en contra de tu voluntad.

Nadie hace nada inapropiado, dado su modelo del mundo.

No existe tal lugar como el infierno y la condenación eterna no existe.

La muerte no existe. Lo que llamas “muerte” es meramente un proceso de Re-Identificación.

No existe tal cosa como el Espacio y el Tiempo. Sólo existe el Aquí y Ahora.

El Amor es todo lo que es.

Tú eres el creador de tu propia realidad, usando las Tres Herramientas de Creación: Pensamiento, Palabra y Acción.

Tu vida nada tiene que ver contigo. Se trata de todos aquellos cuyas vidas tocas y cómo las tocas.

El propósito de tu vida es recrearte nuevamente en la siguiente más grandiosa versión de la más grande visión que jamás hayas sostenido acerca de Quién Tú Eres.

En el momento en que tú declaras algo, todo lo contrario vendrá al espacio. Esta es La Ley de los Opuestos, produciendo un Campo Contextual dentro del cual aquello que deseas expresar puede ser experimentado.

No existe tal cosa como la Verdad Absoluta. Toda verdad es subjetiva. Dentro de este marco hay cinco niveles de decir la verdad. Decirte a ti tu verdad sobre ti. Decirte a ti tu verdad sobre otro. Decirle al otro tu verdad sobre ti. Decirle al otro tu verdad sobre el otro. Decirles a todos tu verdad sobre todo.

La raza humana vive dentro de un conjunto preciso de ilusiones. Las Diez Ilusiones de los Humanos son: la Necesidad Existe, el Fracaso Existe, la Desunión Existe, la Insuficiencia Existe, el Requisito Existe, el Juicio Existe, la Condenación Existe, la Condicionalidad Existe, la Superioridad Existe, la Ignorancia Existe. Estas Ilusiones están hechas para servir a la humanidad, pero necesita aprender a usarlas.

Hay Tres Conceptos Nucleares de Vida Holística: Honestidad, Conciencia y Responsabilidad. Vive de acuerdo a estos preceptos y la lucha desaparecerá de tu vida.

La Vida funciona dentro de un paradigma Ser-Hacer-Tener. La mayoría de las personas lo entienden al revés, imaginando que primero uno tiene que “tener” cosas para poder “hacer” cosas, para finalmente “ser” lo que desea ser. Revertir este proceso es la manera más rápida de experimentar la maestría en la vida.

Existen Tres Niveles de Ser Consciente: Esperanza, Fe y Conocimiento. La maestría espiritual se trata de vivir desde el tercer nivel.

Hay Cinco Falacias Sobre Dios que crean crisis, violencia, matanza y guerra. Primero, la idea de que Dios necesita algo. Segundo, la idea de que Dios puede fracasar en obtener lo que necesita. Tercero, la idea de que Dios te ha separado de Él porque no le has dado lo que necesita. Cuarto, la idea de que Dios sigue necesitando tanto pero tanto lo que necesita que ahora Dios requiere que tú, desde tu posición separada, se lo des. Quinto, la idea de que Dios te destruirá si no cumples con Sus requerimientos.

Existen también Cinco Falacias la Vida que igualmente crean crisis, violencia, matanza y guerra. Primero, la idea de que los seres humanos estamos separados los unos de los otros. Segundo, la idea de que no existe suficiente de aquello que los seres humanos necesitamos para ser felices. Tercero, la idea de que para obtener aquello de lo que no hay suficiente, los seres humanos debemos competir entre nosotros. Cuarto, la idea de que algunos seres humanos son mejores que otros. Quinto, la idea de que es apropiado para los seres humanos resolver las severas diferencias creadas por las otras falacias matándonos entre nosotros.

Que haya un Nuevo Evangelio para todas las personas en la Tierra: “Todos somos uno. La nuestra no es la mejor manera, la nuestra es simplemente otra manera”.

Estas 1,000 palabras, vividas diariamente, podrían glorificar la vida en su mundo en una sola generación.

( Conversaciones con Dios )

ERES EL AMOR DE TU VIDA

No busques amor. No te abandones a ti mismo buscando amor en los demás. El amor no es un objeto, no puede ser ni dado ni quitado. No puede encontrase o perderse. El amor no es un sentimiento, un estado, o una experiencia extraordinaria, sino lo-que-eres, la presencia misma.

No confundas el amor con atracción. La atracción viene y va y puede desaparecer con el tiempo. No confundas el amor con tus deseos. Los deseos son impermanentes, transitorios. No confundas el amor con sentimientos de felicidad, placer, con un sistema nervioso excitado. Los estados pasajeros no pueden durar; no es su naturaleza. Incluso las promesas que hoy parecen tan seguras, y que nacen desde la mejor de las intenciones pueden desvanecerse el día de mañana, o romperse.

El amor, sin embargo, no se desvanece. El amor no puede disminuir con el tiempo. El amor no es una mercancía, una forma de intercambio. El amor es un campo, un campo dentro y fuera de nosotros, un campo donde los pensamientos, los sentimientos, incluso los más aparentemente sólidos planes para el futuro pueden aparecer y desaparecer. El amor incluye tanto la esperanza como la pérdida, el entusiasmo como el aburrimiento, la terrible decepción como la felicidad. El amor es el campo para las formas cambiantes, el suelo que nos sostiene mientras caminamos, nos sentamos, hablamos o no; mientras sentimos lo que sentimos en presencia de los demás, mientras abordamos nuestros asuntos de este día, mientras planeamos, comemos; mientras sentimos esperanza, decimos adiós y tratamos de amar. El amor es mucho más grande que nosotros. No lo generamos con palabras y hechos, o incluso con intenciones, sino que somos continuamente abrazados por él, acogidos en su inmensidad, sin importar lo que hagamos o dejemos de hacer. Nos casamos, nos divorciamos; somos amigos, somos amantes; nos separamos, sufrimos juntos; nacemos, morimos; y el campo permanece imperturbable.

Nadie nos ha dado amor; esa es la más grande ilusión. Simplemente hemos recordado el campo a través de la presencia del otro, a veces hemos reconocido la eternidad en medio de lo cotidiano para después atribuirle el hecho a alguien más. El amor nunca vino de fuera; lo que pasó es que simplemente acariciamos nuestra propia presencia, nos rendimos al amor que ya somos. Y nadie nunca nos ha retirado el amor; simplemente olvidamos el campo, y ‘culpamos’ a los demás, y buscamos de nuevo el amor, sintiendo su ausencia, perdiéndonos en el relato de un ‘amor perdido.’ Sin embargo, el amor siempre estuvo allí, incluso en su aparente ausencia; estaba presente, incluso en la pérdida. El amor no puede ser aplastado; una ola no es capaz nunca de aplastar al Océano.

No busques amor, no busques la luz. Sé eso, ofrécelo. La alegría de amar es infinitamente mayor que la alegría de aferrarte temerosamente al amor de otro, porque muy en el fondo sabes que es una ilusión que aquello que siempre has anhelado pueda venir de fuera de ti. Tú eres el Amor de tu Vida; tú siempre has sido el Indicado, el Uno.

La búsqueda termina exactamente donde comenzó – en la presencia.

Te das cuenta que eres el amor mismo, y esto lo cambia todo; el amor es tuyo, por siempre… incluso cuando no lo es.

La religión como enseñanza

Hoy , antes de comer, entramos en tertulia una amiga y yo, sobre el poder que tienen las religiones y al engaño al que nos tienen sometidos, de tal manera que me parece oportuno dar una opinión personal a modo general:

¿Cuál es el verdadero propósito de la religión?. En la actualidad se libran guerras en nombre de la religión, se mata, se permite el genocidio por su causa, por no hablar de los escándalos sexuales de los últimos años.

La gente tiene que seguir al tipo de “arriba” que conoce la “verdad”. Dentro de esa religión, todo el mundo defiende sus propias creencias, después discuten y se pelean por ellas, para terminar pensando que está bien defender su versión eliminando a todos lo que piensan como ellos..

religiosidad

Tenemos “predicadores” que piden bastante dinero a su seguidores … todo por Dios (desde cuando un ser inmaterial necesita ese dinero?? ), diciéndoles que se salvarán si comparten su abundancia, cuando la verdad es que esa abundancia va directamente a esos bolsillos de los “corpóreos” (los materiales) entendido?. Dios es sin duda un gran negocio para algunos, algo tras lo cual ocultar los abusos que cometen con los demás; y para algunos radicales es una prioridad para fabricar bombas y justificar el hacer saltar por los aires a su propio compatriota y a cualquiera que se ponga por el camino, porque creen (¡) que habrá doce vírgenes esperándoles en el paraíso.

Quizás parezca muy crítico, pero desde mi punto de vista, la religión ha perdido toda credibilidad
¿ha habido alguna vez una religión de verdad, que enseñara propósitos , ideas, como la compasión, el amor el servicio?
¿ como se vive la religión en las sociedades evolucionadas?

La búsqueda Humana de Dios es algo personal, de modo que no hay por qué criticar a ninguna organización que intenta encontrar a Dios a su propia manera, con integridad.
sin embargo, al igual que ocurre con otras tantas cosas, de la religión se ha abusado y manipulado inadecuadamente con pretensiones de poder y hay que responder por tanto qué es y qué no es la verdadera espiritualidad.
Hay que ser precavidos con aquellos que le dicen que Dios está en una cja que han forjado ellos o que sólo existe “un modo” de llegar a la iluminación.
Salga corriendo cuando le den una lista de “reglas de Dios”, porque éstas son solo atributos de los hombres que están en el poder, Dios como dije es inmaterial y se manifiesta de otra forma y después de lo ocurrido en todos estos años, los fieles pueden comenzar a hacer las preguntas suficientes para obligar a la jerarquía de la iglesia a “limpiar sus campanarios” y a presentar el amor de Dios de un modo nuevo y fresco

Así puedo ser yo….

Me gustaría que entendieras que, como a todos, me han roto el corazón. No te equivoques, no espero que lo arregles, ni que lo cures. No está enfermo, solo roto.

Hace mucho tiempo que aprendí a aceptarlo así. Así que si esperas encontrar un corazón perfecto, te equivocas de lugar.

Si buscas a alguien perfecto te equivocas de persona ¿Y sabes qué? ¡Estoy encantado!

Me gustaría que entendieras que soy libre e independiente, y si vas a aparecer, eso no va a cambiar, no esperes que así sea.

Si pongo mi corazón en tus manos, me lo llevaré cuando crea conveniente. No será tuyo, no firmo ningún contrato para darte esa pertenencia. No poseerás mi corazón, nunca.

Me gustaría que entendieras que, como ya te he dicho, aprendí a aceptar ese corazón roto, pero quedan miedos. Deberás respetarlos y aceptarlos. Te tendré miedo, entraré en pánico, y necesitaré tiempo para dejar de tenerlo.

Te iría bien saber que soy desordenado. Ese dicho de “En mi desorden encuentro todo”, va conmigo. Nada. A veces no sé ni dónde estoy yo.

Porque esa es otra, , muchas veces me pierdo, me desoriento. Por favor, no espero que me busques ni me orientes, puedo hacerlo solito. Simplemente ten paciencia, apóyame, y acompáñame.

Necesitarás saber que mis amigos son sagrados. No espero que les quieras ni que te gusten, simplemente que les respetes. Siempre.

Tengo un carácter tozudo, como buen aragonés, pero no te preocupes, se me pasa con dos tonterías. Eso es algo que también deberás aceptar.

Deberás saber que he aprendido a quererme, valorarme y respetarme, en todo y cada uno de mis ámbitos y facetas. Si tú no lo haces, te perdonaré, pero te ayudaré a hacer las maletas para salir rápidamente de mi vida.

Deberás saber que,  a pesar de que en el momento del enamoramiento me verás el hombre más guapo de la tierra, el más atractivo, o incluso el más inteligente, ese efecto de magia pasará, dejarás de verme así. A mí me pasará lo mismo contigo. Debes saber que, si te quiero, te seguiré queriendo y respetando tanto o más que el primer día.

Espero que entiendas que el tiempo pasa, y el cuerpo cambia.

Que hoy estoy arriba, y mañana estaré abajo.

Que soy humano y perderé los nervios.

Y aún ahí, deberás aceptarme.

Deberás saber que te querré con tanta lealtad y respeto, que serás más importante para mí que el mismo abecedario, con sus acentos, y sus mayúsculas. Pero te odiaré, me enfadaré, y te criticaré. Recuerda que aún ahí te estaré queriendo.

Recuerda que me encantará vivir mis días contigo, pero también podré vivir sin ti.

Recuerda que estaré comprometido contigo, pero tendré una vida fuera de ese compromiso.

Recuerda que te daré todo el tiempo del mundo, sin descontar tiempo a otras personas.

Recuerda que tendré mis propias opiniones, aunque no sean las que tú esperas escuchar.

Recuerda que el amor es un acto de entrega, no de recibir.

Deberás saber, además, muchas otras cosas, como mi gusto por viajar, conocer, leer, los animales, la buena música, , hacer deporte, acostarme a las tantas… Pero eso, querido amor, ya lo iremos hablando con una copita de vino.

O dos.

El verdadero mensaje de la crucifixión

Ahora que se acabo la Semana Santa me gustaría compartir otro mensaje igual de válido:

Gary: ¡Oye! ¿Recuerdas la última cena?

Tomás: Claro, la recuerdo.

Gary: Eso fue asombroso.

Tomás: Muchos ignoran que durante la última cena hubo mucha risa entre los discípulos, J y María. Por lo general, ellos parecían una pareja normal. No eran pretenciosos. Ese famoso cuadro de Leonardo de la última cena, aunque no es perfecto, hace un buen trabajo al mostrarlos juntos esa noche. Y sobre la risa, lee el Salmo de David. Se suele leer en los funerales, aunque no tiene nada que ver con la muerte. Habla de un modo de vivir, de vivir sin temor. Puedes aprender a reírte de la muerte. Tanto a J como a María les encantaba esa parte de las escrituras.Dice:

«Aunque camino por el valle de las sombras de la muerte, no temeré ningún mal, porque tu estás conmigo»

¡Por supuesto! Durante la crucifixión, uno de los soldados romanos atravesó con un clavo la muñeca de Jesús. El no sintió ni mostró ningún dolor. El soldado estaba indignado. Le gritó y le preguntó:

« ¿Porqué no sientes dolor?»

J lo miró con calma y le dijo:

«Si no tienes culpa en tu mente, no puedes sufrir».

El soldado se enrabietó por su incapacidad de infligir dolor a J y le clavó una lanza en el costado, lo que no le hizo ningún bien al soldado ni tuvo efecto alguno en J.

En un momento dado, J, clavado en la cruz y con sangre fluyendo, miró amorosamente a María y ella lo miró a él. Cuando sus ojos se encontraron, una delicada sonrisa se dibujó en sus rostros. Supieron que él había superado la muerte. Él no era un cuerpo en su mente. Lo que él era no podía ser asesinado por el mundo.
¡El mundo ni siquiera podía herirlo! El espíritu que de verdad él era, que no es diferente de Dios, seguiría adelante eternamente. Ella experimentaba lo mismo que J y no había nada que nadie en el mundo pudiera hacer para alterar la verdad que estaba dentro de ellos.

Ese es el mensaje de la crucifixión, o, como J dijo más tarde en el Curso:

«…Enseña solamente amor, pues eso es lo que eres. Si interpretas la crucifixión de cualquier otra forma, la estarás usando como un arma de ataque en vez de como una llamada a la paz para la que se concibió».

DE UN CURSO DE MILAGROS

Negociar con el “mal”

El mal es realmente malo? El bien es realmente bueno? Si histórica y actualmente en la lucha contra el mal se cometen atrocidades en nombre del bien, algo anda mal. Quién dictamina qué es el bien y qué es el mal a nivel global? Los grupos económicos, los gobiernos, los medios de comunicación? Quién dictamina qué es el bien y qué es el mal a nivel individual? La mente, la familia, el colegio, la religión? A todo eso que está considerado mal y que no queremos reconocer como individuos o como sociedad llamésmole lado oscuro, sombra, lado animal, diablo, etc.

Las guerras externas e internas se justifican con una perfecta coartada: “al mal hay que eliminarlo, hay que reprimirlo, hay que dejarlo a un lado.” Y aquí solo triunfa la violencia con la que se asesina al mal, el miedo a enfrentarse con ese diablo y negociar con él, y el no querer aceptar un lado oscuro que no nos permitimos ver.

Probar tomar ese lado oscuro, iluminarlo e integrarlo, tal vez sea más sanador y realista que suprimir el “mal” (o lo que nos hicieron creer que es el mal). De esta manera podremos conocer un costado de nuestra personalidad desconocido o no explorado, podremos evitar que ese lado reprimido explote en algún momento y hacer o hacernos mucho daño en un acto impulsivo e incontrolable.

Lidiar con ese lado que no vemos o que nos resulta contrario a nuestra auto imagen, y hacerlo parte, es mucho más liviano que ocultarlo. Se hace pesado cuando descargamos esa ira reprimida en lugares o personas que no merecen esa furia.

Y ese lado oscuro no necesariamente deberá ser un instinto asesino, sino quizá el mostrarse sensible, el decir la verdad, el reconocer algo en uno mismo que no está aceptado como moral por la sociedad y el entorno, entre otros.

La oscuridad está en las proyecciones, en lo que supuestamente me molesta del otro y en realidad es mi yo reflejado, lo que no quiero reconocer en mí. La sombra está en la creencia de valores y mandatos impartidos por las familias, sociedades, religiones y medios que no hacen más que reprimir al yo verdadero.

El integrar el diablo puede convertirnos en humanos, el reprimirlo nos lleva a mentirnos y andar por la vida con el disfraz de santos sin saber quiénes somos.

Animarse a ser “malos”, mejor que disfrazado de “buenos” puede cambiar la historia.